MASTURBAR A UN HOMBRE

    COMO MASTURBAR A UN HOMBRE PARA QUE SEA INOLVIDABLE

    01 feb. 2020
    Layout:

    COMO MASTURBAR A UN HOMBRE PARA QUE SEA INOLVIDABLE

    ¿Quieres saber cómo masturbar de forma asombrosa? Has venido al lugar correcto.

    Aunque es algo que tu pareja puede hacer por sí mismo, sin duda apreciará que lo aprendas a masturbar de buena manera. Recuerda que las manos de otra persona se sentirán muy diferentes a las tuyas.

    Masturbar, no tienen que ser sólo acerca de llegar al orgasmo, tampoco hay mejor manera de conocer el cuerpo de tu pareja, que tomando literalmente el asunto con tus propias manos... juegos previos o acción principal, así es como hacer que masturbar a tu pareja se vuelva inolvidable.

    Mira y aprende

    La mejor manera de aprender lo que le gusta a tu pareja cuando se trata de masturbación es verlo masturbarse. Si su pareja es tímida para demostrar su técnica, intenta vendarle los ojos, muchas personas se sienten menos inhibidas cuando no pueden ver que los están mirando. Ten en cuenta que probablemente necesitarás manejar a tu pareja con un poco más de cuidado que a ellos mismos, pero la forma en que se acaricia puede revelar mucho sobre cómo le gusta que lo toquen, la velocidad y la fuerza de agarre que prefiere.

    Aplica lubricante

    Aunque los hombres producen una pequeña cantidad de líquido preeyaculatorio cuando se excitan, rara vez es suficiente. A nadie le gusta masturbarse en seco, así que usa un poco de lubricante para evitar alguna incomodidad

    Un par de aplicaciones de Gel Lubricante Durex play se sentirán suaves y resbaladizas, tiene una base de silicón, lo que significa que permanece resbaladizo por más tiempo que las variedades a base de agua. Intenta pasar el frasco por agua caliente primero, antes de aplicarlo a lo largo del pene.

    Asume tu posición

    Una posición cómoda de realizar es con tu pareja acostada boca arriba, mientras te arrodillas entre sus piernas o a su lado, ¡esto te brinda una visión clara y un fácil acceso a todas las partes importantes!

    Una vez que tenga un poco más de confianza, intenta estar sobre el pecho de tu compañero con la espalda hacia la cara, el apreciarán la vista y probablemente te sentirás más relajada sabiendo que no están viendo todos tus movimientos.

    También puedes experimentar pararte detrás de él y extender tu mano... incluso puedes envolver tu mano ligeramente sobre la suya y guiar tus movimientos.

    Adáptate a su Anatomía.

    Si tu pareja no está circuncidada, mueva el prepucio suavemente con el movimiento de tu mano. Recuerde que jalar completamente el prepucio hacia atrás y exponer completamente la cabeza del pene puede ser demasiado intenso.

    Si tu amante está circuncidado, es probable que las glándulas sean un poco menos sensibles, por lo cual es posible que necesites más lubricación, presión o estimulación.

    Sigue los movimientos

    El movimiento básico de la mano es un movimiento de arriba hacia abajo. Mantén tus acciones fluidas, no entrecortadas. Comienza lentamente, envolviendo tu mano dominante alrededor de su pene erecto con aproximadamente la misma tensión que usaría para sostener un vaso de agua y pásalo de un lado a otro.

    Sigue el ángulo natural del pene, una erección puede no estar a 90 grados perfectos, tu mano debe tener contacto constante con la piel, cierra los dedos un poco cuando llegues a la cabeza, luego aflójalos mientras viajas hacia la base.

    Mezclar

    Si te sientes más segura, intenta variar tu técnica. Usando dos manos en un ciclo de movimientos suaves, tu mano izquierda comienza a viajar desde la base justo cuando tu derecha llega a la cabeza. Observa si tu pareja responde bien cuando tú estás girando suavemente tu mano hacia adelante y hacia atrás mientras la deslizas hacia arriba y hacia abajo; explora si les gusta frotar tu pulgar en círculos pequeños sobre la punta del pene y el frenillo (la delicada "cuerda" de tejido que conecta la cabeza al eje).

    Explora más lejos

    El cuerpo tiene muchas zonas erógenas para explorar...

    Mientras acaricias el pene, también puede sostener los testículos, masajear el perineo o acariciar el interior de los muslos de tu pareja. ¡Estimular estas otras áreas sensibles también las pondrán realmente excitadas y calientes!

    Recuerda, todos tenemos gustos diferentes, por lo que solo se trata de que lo descubras.

    Hablar de ello

    Anima a tu pareja a que te brinde comentarios de apoyo sobre cómo se siente y no tengas miedo de hacer preguntas, les encantará lo curiosa que eres por descubrir lo que le gusta.

    Da un paso atrás

    A algunos les gusta un ritmo de bombeo constante cuando están a punto de llegar al clímax, mientras que otros prefieren que aceleres las cosas. La comunicación es clave aquí, así que consulta con él lo que le gusta.

    Después del clímax, el pene suele ser demasiado sensible para ser tocado, retrocede por un momento para que puedan deleitarse con el orgasmo.

    RB-M-06798